viernes, 13 de octubre de 2017

Publicado el día viernes, 13 de octubre de 2017
Poco felices y más bien frustrados se encuentran los vecinos del rincón de Constantué, luego que los trabajos que se habían iniciado para intentar dejar en mejores condiciones el camino de acceso han quedado interrumpidos. 

Lo peor de todo es que luego de las lluvias recientes, el suelo que ha sido removido se ha transformado en un lodazal que hace imposible que los vehículos puedan subir la cuesta, asimismo los niños para poder ir a la escuela deben ser pasados en las espaldas por sus padres para vadear los esteros; lo que empezó como una forma de mejorar este camino que ya estaba en muy precarias condiciones, al final ha provocado más molestias que beneficios.

Susana Morales Daza y su marido Marcial Ramírez son residentes en el sector, y han sido ellos justamente quienes hicieron las gestión para lograr este anhelado proyecto de realizar una reparación significativa y no una solución de parche, que diera un mejor acceso y mejorara la calidad de vida de los habitantes del sector, Susana manifestó que ha hecho presente la situación a diferentes autoridades y hasta ahora no se ha obtenido una respuesta concreta, sintiéndose los vecinos nuevamente desplazados y abandonados por parte de las autoridades que hasta ahora no han mostrado voluntad de entregar una solución real al tema.



Los trabajos también han demostrado cierta improvisación, ya que se han colocado tuberías para paso de aguas lluvia, y en estas últimas precipitaciones se ha visto que el agua se ha acumulado en un lugar distinto de donde se ha instalado la tubería señalada.


Iván Arriagada González

Opinión


.
.