martes, 24 de octubre de 2017

Publicado el día martes, 24 de octubre de 2017
El ruil es una especie nativa que está en peligro de extinción, declarada por lo mismo Monumento Natural, y que con los últimos incendios rurales se vio gravemente afectada. El objetivo final es evitar la desaparición del ruil (Nothofagus alessandrii), hoy circunscrito a una pequeña área de la Cordillera de la Costa en la Región del Maule.
De las cerca de 90 mil hectáreas de patrimonio afectadas con el fuego, alrededor de 15 mil corresponden a bosque nativo y zonas de protección dentro de las cuales hay Áreas de Alto Valor de Conservación (AAVC).
Precisamente es aquí donde se ha priorizado la planificación del trabajo de rescate y restauración del ruil, primero con una regeneración natural asistida del bosque nativo  y luego con un enriquecimiento de especies nativas en las superficies donde el rebrote no haya sido del todo exitoso. Esto incluye por cierto otras especies como hualo, litre, peumo, lingue, olivillo, arrayán, maqui, radal, avellano, maitén, boldo, quillay y laurel.
El ruil es una especie escasa. Solo se ha constatado su presencia en las provincias de Talca y Cauquenes, específicamente en pequeñas poblaciones en las comunas de Curepto, Constitución y Chanco.


A nivel país, solo existen alrededor de 350 hectáreas con ruiles, de las cuales Arauco tiene aproximadamente 60 hectáreas donde es posible hallar ruil junto con a otras especies nativas.
De las siete AAVC afectadas con los incendios, en tres de ellas existe ruil como Alto Valor de Conservación. Estas son Bosque Maulino con Ruiles de Porvenir y El Fin,  ubicada en el camino que une Empedrado con Chanco; Bosque Maulino con  Ruiles y Pitao de Quivolgo; y Ruiles de Agua Buena, también cercano a Quivolgo, en Constitución.
Para lo anterior, “las parcelas de monitoreo en las superficies afectadas permitirán hacer un seguimiento continuo a la recuperación y regeneración de esta especie y en los casos en que ello no suceda, haremos un enriquecimiento mediante plantación de ruil. Para esto último, necesitamos semillas, viverizarlas, obtener las plantas y luego plantar. Este trabajo ya partió en el vivero Quivolgo”, afirmó Otegui.
Esta información es traspasada también a Cartografía y por cierto, a los nuevos planes de faenas forestales, a objeto de resguardar la sobrevivencia de la especie.


ACTORES
La empresa forestal Arauco junto a otros actores en dos mesas de trabajo,  lideradas por la CONAF y el Ministerio de Medio Ambiente en su “Plan Recoge Ruil”. En las cuales se está trabajando de manera integrada para acordar acciones de conservación en el corto mediano y largo plazo para la especie.
“Para nosotros la especie ruil es prioridad y va a tener un capítulo importante dentro de todo este plan, permitiendo restaurar las zonas donde está presente”, señaló Arturo Otegui, Jefe de Restauración de Bosque Nativo de Forestal Arauco.
“Para nosotros como Corporación Nacional Forestal (Conaf) el rescate y restauración de esta especie afectada por el último incendio es un trabajo de máxima prioridad, ya que sólo el 13% de la superficie de ocupación del ruil, se encuentra contenida en la Reserva Nacional que lleva su nombre y a partir de este núcleo de protección,  es desde donde se deben iniciar, orientar y proyectar la conservación de esta especie amenazada, involucrando a actores relevantes como universidades, especialistas, empresas forestales y comunidad aledaña”, señaló la directora regional de CONAF, Andrea Soto.


PLAN “DE-RAÍZ”
Todo este trabajo se enmarca en el Plan de Renovación Forestal “de-Raíz” impulsado por la compañía forestal Arauco, el que busca incorporar los aprendizajes,  para abordar los desafíos que hoy plantea el cambio global y el mayor incendio rural de nuestra historia. Este Plan cuenta con cuatro ejes estratégicos: prevención de la ocurrencia de incendios; protección y combate de los siniestros; reforestación y restauración nativa; e impulso a la cadena de actividad productiva.
Opinión


.
.