miércoles, 2 de octubre de 2013

Publicado el día miércoles, 2 de octubre de 2013
El Papa Francisco, hasta hoy preside la primera reunión del “G-8 Cardenalicio”, compuesta por 8 cardenales de todas partes del mundo elegidos por Su Santidad, a un mes de ser proclamado Sumo Pontífice, el cual tiene como propósito fundamental asesorar al Papa en su gobierno como mandamás de la Iglesia Católica Mundial y autoridad máxima del estado Vaticano.

El pasado 13 de abril, el Papa Francisco nombró al Cardenal Rodríguez Maradiaga como coordinador de la comisión de Cardenales para aconsejarlo en el gobierno de la Iglesia.

Los otros miembros del consejo son el Cardenal Giuseppe Bertello (Vaticano); el Arzobispo emérito de Santiago de Chile, Cardenal Francisco Javier Errazuriz Ossa; el Arzobispo de Bombay (India), Cardenal Oswald Gracias; y el Arzobispo de Munich-Frisinga (Alemania), Cardenal Reinhard Marx.

También forman parte el Arzobispo de Kinshasa (República Democrática del Congo), Cardenal Laurent Monswengo Pasinya; el Arzobispo de Boston (Estados Unidos), Cardenal Sean Patrick O’Malley; y el Arzobispo de Sidney (Australia), Cardenal George Pell

Francisco, es el primer Sumo Pontífice en la historia del catolicismo, que se quiere deshacer de sus poderes absolutos, equivalentes a los de un Rey del siglo XVII, y quiere gobernar junto a ocho cardenales, en un intento darle por primera vez a la Iglesia un gobierno colegiado.

El poder actual de un Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, es equivalente al poder que en antaño tenía un Rey o Monarca, en el sentido que éste (el Papa) concentra el Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial del Estado Vaticano, y de la misma forma dirige la espiritualidad de la Iglesia Católica, en forma vertical, situación que quiere ser cambiada por el Papa Francisco que espera tener un gobierno horizontal y descentralizar el poder en sus cardenales.

El Diario de CUREPTO.com
Opinión


.
.