jueves, 22 de agosto de 2013

Publicado el día jueves, 22 de agosto de 2013
Después de alrededor de cinco meses de que la empresa Tricam inició obras en esta ruta, han continuado con la reparación que tanta falta hacía en esta vía.

Por fuentes bien informadas ha trascendido que los trabajos se detuvieron debido a que las condiciones climáticas no eran las apropiadas para efectuar la mezcla del material chancado con material fino, lo que impide la cohesión del mismo. De todas maneras el reinicio de las obras ha sido bien recibido por los conductores y habitantes que normalmente utilizan este camino, porque en todo este tiempo se había transformado en un problema bastante complicado debido al material acumulado a un costado a lo largo de toda la ruta desde Constantué al Puente Paula, lo que estrechaba la pista de circulación poniendo en riesgo de accidente a quienes circulaban por allí.

Dos vehículos mayores, camiones o buses tenían muchas dificultades al encontrarse de frente más aún en una curva de las muchas que tiene este camino.
Asimismo, el material acumulado durante todo el invierno, impedía el normal flujo de las aguas lluvia, que al no tener su natural cauce de evacuación circulaba por el medio de la calle acrecentando más el problema.

En vísperas de la fiesta religiosa de Las Mercedes de Limávida se veía con mucha preocupación de parte de los habitantes y conductores el estado de la vía debido a que el normal flujo de vehículos se incrementa notoriamente, lo que dificultaría aún más el normal tráfico en esta ruta.
Como reflexión podemos agregar que tal vez se debió prever con anticipación las consecuencias, y haber evitado dejar este material acumulado por tanto tiempo junto al camino, evitando así todo riesgo a las personas y automovilistas. Tal vez falta un poco de seriedad y de respeto hacia los habitantes de esta zona, que por ser una minoría de campesinos con poca trascendencia y notoriedad, a veces no se le da la importancia que todo ciudadano se merece por humilde que sea su condición.

Sólo resta esperar que los trabajos sean bien efectuados y terminados, y no se privilegie la rapidez por terminar pronto por sobre la calidad de las obras. La autoridad fiscalizadora tiene la responsabilidad de velar por que se cumpla aquello.


Iván Arriagada González
para El Diario de CUREPTO.com
Opinión