viernes, 1 de marzo de 2013

Publicado el día viernes, 1 de marzo de 2013

Marzo puede ser un mes indeseable para todos, ya que implica  el término de las vacaciones. Lo que nos provoca un desánimo que no ayuda en lo laboral, ni en lo académico.

Después de largas vacaciones, es tiempo de preparar cuadernos, usar uniformes, levantarse temprano para asistir al colegio, universidad y trabajo, lo cual resulta, para muchos, muy desagradable.  Y si a eso le sumamos los gastos de patentes, útiles escolares, matrículas, pago de créditos, entre otros, nos puede generar un cuadro de angustia o de estrés bastante complicado, denominado síndrome post vacaciones, en donde, después de periodos de relax y descanso, volver a la rutina es casi imposible.
Para evitar pasar por esta situación tan desagradable y enfrentarla de la mejor manera,  es recomendable:
Tener una Actitud positiva,  mentalizarse para regresar al trabajo y al estudio con energía y optimismo. Pensar que de tu desempeño depende que vuelvas a tener unas próximas vacaciones soñadas.
Planificar el resto del año fijando metas en el ámbito personal, profesional y/o académico, para que tengas grados de satisfacción en el transcurso del año.
Respetar los horarios, debes adaptarte a tus horarios, para producir en los que has determinado para trabajar o estudiar. Adecuar la hora de sueño para que logres dormir las horas obligatorias para que tu cuerpo y mente descansen y te levantes listo para empezar un nuevo día.
Comparte: el primer día tras tus vacaciones, dedica unos minutos para conversar con colegas y compañeros sobre tus días de descanso y que ellos también te comenten sobre sus experiencias.

No te conviertas en un trabajólico el primer día, y dedica la primera semana de trabajo para hacer una lista con todas las tareas pendientes, desde las que requieren más prioridad, para luego pasar a aquellas menos urgentes, pero que necesitan más tiempo y dedicación

Y no olvides, que cualquiera sea la época del año, y si quieres llevar una vida sana, debes alimentarte equilibradamente y realizar deporte, ya que,  es sabido que consumir alimentos que sean ricos en fibra y bajos en grasas, y practicar deporte, ayudan a disminuir los niveles de estrés.
Quizá esta sea una buena manera para sobrellevar mejor tu regreso al trabajo y estudios.

Fabiana Contreras.
Opinión


.
.